Skip to main content

Palestina: hoja de ruta, callejón sin salida

El 13 de septiembre se cumplió el vigésimosegundo aniversario de la firma de los Acuerdos de Oslo, texto que marcó un antes y un después en el conflicto entre Israel y Palestina. Para los israelíes, los acuerdos tenían por objeto garantizar a su población un cierto grado de seguridad, así como un socio con el que compartir mesa de negociación cada cierto tiempo. En el caso de los palestinos, los acuerdos fueron diseñados para proporcionarles un cierto margen de libertad política y económica y un horizonte de autogobierno.

Estos días, Oslo vuelve a estar en boca de todos. En un discurso pronunciado ante la Asamblea General de la ONU el mismo día en que una bandera palestina fue izada al exterior de la sede, el presidente palestino, Mahmoud Abbas, se mostró contrario a perder tiempo en el negociar por negociar. Había prometido un anuncio “bomba”, pero acabó pronunciando una arenga plagada de vaguedades. Todo apuntaba a que Abou Mazen, frustrado por la inacción israelí y la indiferencia occidental, anunciaría la retirada de su gobierno de los Acuerdos y la suspensión de su cooperación con las autoridades israelíes en materia de seguridad. Se limitó a amenazar con un eventual divorcio de los palestinos para con las obligaciones negociadas con el gobierno israelí. Su bomba se quedó en bombardeo equívoco.
Su soflama imprecisa puso la pelota en el tejado de Israel. “No estamos obligados a respetar el Acuerdo si Israel se empeña en continuar con la colonización en los territorios ocupados”, dijo Abbas. No hizo sin embargo mención de plazo ni dio un ultimátum. Puso cuidado en no referirse a las sumas que recibe de las autoridades israelíes. La alocución causó confusión en el propio partido del presidente, Fatah. ¿Quizás una señal de que el otoño del patriarca toca a su fin? Hay que recordar que ya ha anunciado su dimisión en numerosas ocasiones. La Autoridad Palestina se encuentra al borde de la quiebra –económica y existencial–, infestada de luchas intestinas y de burócratas insatisfechos. Por si esto fuera poco, los palestinos no han cejado en su pugna por un mínimo de protagonismo en una región inundada de crisis que la comunidad internacional considera conflictos de mayor relevancia.

Paradojas palestinas y ‘status quo’
La Autoridad Palestina se enfrenta además a una de las mayores paradojas de su existencia: mientras que puede decirse que ha tenido éxito a la hora de crear un sentimiento relativo de prosperidad enCisjordaniala popularidad de Abbas entre los palestinos ha tocado fondo. Incluso ha disminuido la avidez por una solución de dos Estados. No son pocos los palestinos que creen que Abbas se aferra a una hoja de ruta que no conduce a ninguna parte. Líderes y ciudadanos palestinos se muestran cada vez menos dispuestos a considerar las negociaciones con Israel como una verdadera oportunidad para la paz.
La estrategia grandilocuente de Abbas no cala entre su población. Puede que haya logrado que Naciones Unidas reconozca a Palestina como un Estado “no miembro”, una bandera en la plaza Dag Hammarskjold e incluso la –lejana– posibilidad de que Israel sea juzgado por la Corte Penal Internacional. No parece que ninguno de estos movimientos haga más tangible la posibilidad de que exista un Estado palestino, ni siquiera en el medio plazo. Se trata de meros símbolos que no impiden que poco a poco los palestinos asuman la cruda realidad de su situación. Ya no es tabú sugerir que quizás lo más sensato sea aspirar a la igualdad en un sólo estado compartido por vecinos de lado y otro de la Línea Verde.
Las palabras de Abbas recordaron al mundo lo peligroso que es que se enquiste el status quo. Lo delicado de que la supervivencia de los palestinos siga dependiendo de ayuda humanitaria y transferencias israelíes. Lo resbaladizo de que tanto la política de asentamientos de Israel como la ocupación militar de Cisjordania acaben por magullar al propio país. No solo porque Israel ve como disminuye por momentos su respaldo internacional, sino sobre todo porque los asentamientos ilegales ponen en peligro no solo la estabilidad, sino el alma e identidad del país. Un país donde la impunidad se ha convertido en moneda de cambio y extremismo e intolerancia ganan terreno día a día.

¿Tercera Intifada?
Septiembre de 2015 también marca el decimoquinto aniversario del comienzo de la Segunda Intifada. En vista de los acontecimientos en Jerusalén y otras localizaciones, mucho se habla hoy de una Tercera Intifada. Una intifada que en todo caso exigiría un cierto consenso entre palestinos, una reconciliación entre Fatah y Hamás que tras varios intentos fallidos parece aún más lejana que la propia paz. Aunque todo indica que prevalecerán la tensión y la violencia, hoy por hoy ninguna de las partes codicia una nueva conflagración. A ninguna le conviene que se reanuden los enfrentamientos. Además, y a pesar de que prospera la radicalización, gran parte de la población palestina se muestra hastiada de tanta violencia y es consciente de que una nueva intifada no les traerá mayor autonomía. Más bien todo lo contrario. Quizás no es otra intifada lo que debería obsesionarnos, sino una tensión permanente entre israelíes y palestinos que alimentan políticas gubernamentales y retórica en ambos bandos y que ha desembocado en una generación incapaz de empatizar y relativizar.
A diferencia del período turbulento en el que Yasser Arafat capitaneaba la Organización para la Liberación de Palestina, el liderazgo de Abbas ha infundido entre la población palestina un sentido del orden y de la seguridad sin precedentes. Muchos se muestran descontentos, pero pocos están interesados en un retorno al caos total. Mucho menos en que se erosione –sin encontrar antes repuesto– la reputación de la Autoridad Palestina, estigmatizada pero percibida por los residentes de Cisjordania como una verdadera entidad política. La única, de momento, dispuesta a representarles.
Ahí reside la mayor contradicción de este conflicto: a estas alturas solo podrían representar un punto de inflexión los que en su día se unieron para defender la causa palestina. Israel nunca hará concesiones serias a los palestinos a menos que obtenga de los Estados árabes beneficios reales: en el ámbito de seguridad, económico, comercial y diplomático. Al mismo tiempo, Abbas no puede ni siquiera plantearse un compromiso con los israelíes si no son los Estados del vecindario quienes avalen y asuman la responsabilidad última de esas concesiones. Avanzar y desviarse de la hoja de ruta tiene un precio que pocos parecen dispuestos a pagar.

Comments

Popular posts from this blog

Migrating

Aunque el título pueda referirse a uns de las varias mudanzas a los que me conocéis personalmente estáis acostumbrados, se refiere simplemente a este humilde blog, que tantas alegrias me ha dado. A partir de ahora podréis encontrar todos mis artículos en la página https://discoveringmena.blog Although the title could well refer to one of the rushed and unpredictable decisions those amongst you who know me are by now you used to, 'migrating' refers here to the new site this humble blog - which has given me so much joy - is moving to. From now on you can find all of my articles on the page https://discoveringmena.blog

Libros, películas, series y una canción para entender Israel

From Beirut to Jerusalem , Thomas Friedman (2002) Este es un libro de referencia a la hora de conocer Israel para muchas de las personas que he conocido cuando he estado en y/o hablado de Oriente Medio. Aunque teniendo en cuenta  en lo que Thomas Friedman se ha convertido , quizás recomendar uno de sus obras no parezca una introducción prometedora. En él, el periodista/comentarista cuenta en primera persona su paso como corresponsal por dos de las ciudades más simbólicas de la región en una época turbulenta como fueron los 80, desgranando en el caso del Líbano las aristas del conflicto que asolaba por aquel entonces el país, y en el caso de Israel las características y divisiones de la sociedad israelí, no únicamente desde el punto de vista ideológico en relación con el conflicto con Palestina, sino teniendo también en cuenta otros condicionantes clave, como puede ser el origen, la práctica religiosa, o las condiciones socioeconómicas.   Un grupo de israelíes celebran con band

East Jerusalemites need to be a priority in any new strategy for the Israel-Palestinian conflict

U.S. President Donald Trump’s December 6th announcement, in which he recognised Jerusalem as the capital of Israel, shed light on the significance and symbolism of the city. The priority of the MEPP is to maintain the viability of the two-state solution with Jerusalem as the future capital of two states. Any formula acceptable to both sides needs a political solution for Jerusalem and its holy places. Palestinian residents of Jerusalem are however increasingly becoming culturally, economically and socially marginalised amid institutional inertia, political and physical separation from the West Bank, as well as demographic pressures. 2017 has been a year brimming with commemorations related in one way or the other to what has come to be known as the Israel/Palestine conflict. Various events cast light on its most intractable issue: Jerusalem. Back in July, East Jerusalemites reunited and joined forces with Palestinians from the rest of the West Bank as a consequence of the crisis over I